Mi nombre es Sofía y ya hace algún tiempo que comparto mi vida con estos muñecos, que a mí me parecen mágicos. Se llaman Amigurumis. Y ¿qué son los amigurumis?. Bueno, pues empecemos por el principio.

 

Amigurumi es una palabra japonesa y viene a significar "tejer envuelto", hace referencia al modo de realizar la labor, se teje en círculos. Con el tiempo esta palabra también pasó a denominar a los muñecos y peluches que se hacían bajo esta técnica. 

 

Pero lo que me llamó la atención es que, en Japón, son algo más que un simple peluche. El objetivo del amigurumi es alimentar y sacar el niño que todos llevamos dentro. Se cree que cada amigurumi tiene un "alma" que se empareja a la de su dueño convirtiéndolo en un compañero inseparable. Están ligados al concepto de amistad y complicidad.

Al enterarme de su significado no pude por menos que pensar en ese peluche o en ese juguete que todos tuvimos de pequeños, compañero inseparable de juegos, acompañante a la hora de dormir. Y que a lo mejor no era ni el más nuevo de los juguetes, ni el más moderno, pero era EL JUGUETE, y aún hoy cuando lo recordamos no podemos evitar sonreír.

Poco a poco los compis ya no son sólo amigurumis, se va ampliando la familia con atrapasueños, juegos, chales, bufandas....,es decir, diversos trabajos a ganchillo.

 

Esto es Compis de Lana, una familia que va creciendo y que intenta transmitir que las cosas más sencillas, hechas con cariño y cuidado,  todavía hoy en día tienen su lugar.